Goya 2015: “La isla mínima” y la audiencia ¿máxima?

8 Feb

La gala de los Goya 2015 ya forma parte de la historia del cine español. Se recordará por el rotundo triunfo de “La isla mínima”, el traslado a la noche del sábado y la confirmación de Dani Rovira como un buen maestro de ceremonias que ha logrado reconstruir dignamente un espectáculo mancillado en las últimas ediciones. Los Goya han vuelto a conectar con la audiencia; con un 24’7% han logrado su mejor share de los últimos cinco años, lo que equivale a 3.839.000 espectadores pendientes de casi cuatro horas de gala.

goya 2015 Dani Rovira

No todo reluce en estos Goya 2015. Televisión Española y la Academia de Cine han pasado la gala a la noche del sábado aduciendo una búsqueda de mayor audiencia al emitirse en una noche festiva. Nada más lejos de la realidad, el prime time de los sábados es, junto con el viernes, una de las noches con menos consumo televisivo. Aún así se ha logrado un gran dato de share y han ganado 300.000 espectadores respecto a la fallida gala de hace un año. Pero también es cierto que en esta edición competían las películas más taquilleras del cine español, lo que garantiza que más personas se interesen por los premios. Y a pesar de este gran impulso, la gala de 2015 es la segunda menos vista desde que TVE emite la entrega de premios sin publicidad. Por tanto, no queda tan claro si se ha tratado de maximizar el share o minimizar la visibilidad de las posibles críticas.

Desparpajo y espontaneidad

Contra todo pronóstico, los Goya 2015 no han estado marcados por las críticas al gobierno popular sino más bien por el humor blanco y amable. Ha intervenido mucho en esta parte Dani Rovira, una de las sensaciones del panorama interpretativo actual tras su debut en “Ocho apellidos vascos”. Rovira, curtido en el stand-up comedy y con una sólida base televisiva, ha sabido lucirse con su característica agilidad mental y su don para el monólogo, incluyendo modulación de voces y acertados chistes recurrentes. Brillante esa demostración de lo que se puede llegar decir en un discurso de agradecimiento en un minuto. El cómico también ha tirado de espontaneidad e improvisación para hacer partícipe a la nómina de estrellas situadas en la platea. Se agradece y aporta mucha frescura. A diferencia de años anteriores, donde los presentadores eran ajenos al mundo del cine, Rovira ha sabido explotar su inclusión en la gala como nominado, ganándose la confianza del espectador y haciendo que el espectáculo resulte más imprevisible. Y es que además ha acabado llevándose el Goya a actor revelación; le ha salido la noche redonda.

Se ha echado en falta un punto de ironía y acidez que combina muy bien con la complacencia de una entrega de premios. Sólo el discurso de Javier Fesser ha tirado de fina ironía e incluso ha pillado desprevenidos a los asistentes. La escasez de mala baba podría ser uno de los peros al trabajo de Rovira, aunque también se comprende que los responsables de la gala querían alejarse este año del victimismo y celebrar la exitosa conexión entre los españoles y el cine patrio.

GALA DE LA 29 EDICIÓN DE LOS PREMIOS GOYA

En cuanto a los shows de estos Goya, merece un gran reconocimiento la apertura de la noche con una emocionante combinación de la música de la orquesta sinfónica de RTVE, unas icónicas imágenes del cine español y varios artistas de diferentes generaciones poniendo la voz sobre el escenario. Así es como se combinan a la perfección todas las dimensiones de un show televisvo. Y poniéndole además un punto reivindicativo a través del “Resistiré” de “Átame”. Después se ha abusado demasiado de los números musicales, quitando ritmo a la gala y alargándola demasiado. Por eso es de agradecer que hayan prescindido de números grabados, como las parodias de las nominadas, y se hayan decantado por la narración de algún trailer con Rovira. Se han conseguido así escenas verdaderamente hilarantes.

Demasiado corsé

goya 2015 Carmen MachiNo han brillado excesivamente los momentos genuinos de la gala. Los premiados forman parte del espectáculo y deberían jugarlo a su favor, pero la mayoría de los discursos de agradecimiento han quedado demasiado encorsetados y faltos de espontaneidad. Los actores de “Ocho apellidos vascos” han sido quizá los que más se han salido de la línea con las emotivas menciones a los desaparecidos Amparo Baró y Álex Angulo, o Dani Rovira y el apasionado beso con Clara Lago. Y el Goya de Honor ha funcionado al atraer a la gala a dos grandes del celuloide español como Pedro Almodóvar y Antonio Banderas, muy sensato, reflexivo y con fuerza para hacer todavía más grande la cinematografía nacional.

“Y ahora me voy porque acaba de comenzar la segunda parte del partido de mi vida”

Antonio Banderas, Goya de Honor 2015

Goya 2015 Goya honor Antonio Banderas

Donde sí han sabido sacarle chispa a la correcta y poco sorpresiva gala ha sido en los #GoyasGolfos. Se trata de una retransmisión paralela que ha organizado Televisión Española a través de su página web y que se desligaba del institucionalismo de la entrega de premios con una mordaz narración, el feedback con los internautas y la crónica de todo lo que iba pasando en bambalinas. Aquí RTVE ha acertado de lleno con esta iniciativa que seguro que volverá a repetirse.

Los Goya 2015 han vuelto a reanimar un espectáculo convaleciente. Todavía quedan bastantes elementos por pulir y como espectáculo televisivo aún debe mejorar, pero la entrega de premios de este año deja mejor sabor de boca que en anteriores ocasiones. Eso ya es elogiable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: