El prime time a las nueve, el discurso del rey y otras cosas de bien

24 Dic

Nochebuena es una de las veladas más especiales del año. Se descorchan miles de botellas de cava y champán; una rebelión de langostinos, indistintamente crudos o cocidos, asalta millones de hogares y todos los cuñados de España se ponen de acuerdo para contar chistes malos que ni siquiera con la ingesta de alcohol encuentran su gracia. Pero Nochebuena también es especial en televisión. Por una vez al año (casi) todos los canales emiten a la vez un mismo programa: el discurso del rey. Y como si se tratase de una orden directa del mísmisimo monarca, también por una sola vez al año ocurre algo milagroso en los televisores de España: la programación principal empieza antes de las diez y media de la noche, casi once.

Parrilla Programación Nochebuena 2014

No es imposible adelantar el prime time en España, eso ya parece demostrado. Sin ir más lejos, en una noche como la de hoy los cinco canales generalistas emiten sus informativos entre las ocho y las nueve, de manera que tras la señal institucional del mensaje del rey, a eso de las nueve y cuarto, todavía disponen de dos/tres horas para emitir su programación principal sin que tenga que acabar de madrugada. Por ejemplo, La 1 tiene tiempo para tres programas musicales de cincuenta minutos, casi lo que viene a ser la duración media de una serie americana. De hecho, Antena 3 emite cinco capítulos de sitcom made in USA, su clásica “Los Simpson”, además de la primera parte del recopilatorio “Tu cara me suena: Mucho más”. En Cuatro hay espacio para una película completa que acaba antes de las once; laSexta tiene margen para dos programas de humor con sendas duraciones de más de una hora y Telecinco emite más de la mitad de su macro-gala “La noche en Paz” antes de medianoche. Hayamos sido buenos o no, la tele nos regala algo destacable: un prime time a la americana, o a la europea, más razonable y más sensato.

Intereses televisivos y hábitos de los espectadores, ¿incompatibles?

El debate sobre el tardío prime time español tiene muchas caras que deben ser tenidas en cuenta. No es casualidad que la mayoría de los programas y series comiencen entre las diez y media o las once de la noche. Primero hay que entender el interés de las televisiones. Los programadores saben que cuanto más tarde emitan sus programas estrella, más fácil lo tendrán para conseguir mejores cifras de share. Conforme se acerca la medianoche, los espectadores van apagando sus televisores y es más fácil aumentar el share, el porcentaje de personas que están viendo un programa con respecto al total que están viendo la televisión en ese momento. Por eso las televisiones sacrifican el número total de espectadores en favor de cuotas de pantalla más altas.

Así se puede entender que las principales cadenas españolas sigan apostando por los denominados programas teloneros, o de access prime time, como “El hormiguero” o “El intermedio”. De ahí que Cuatro no prescinda de su fallido “Todo va bien”, porque le ayuda a retrasar su principal apuesta nocturna y además sirve como espacio de autopromoción. Y también por eso La 1 apuesta tan fuerte por sus espacios metereológicos. Además, al retrasar y acortar el prime time, las cadenas nacionales consiguen cubrir todo el horario estrella con una sola emisión, bien sea con una serie de 70 minutos o programas que sobrepasan los 90 minutos. Una estrategia de ahorro de costes y maximizar audiencias.

el intermedio christmas edition

Sería una estrategia perfecta si no fuera porque va en contra de la propia salud del espectador, que duerme una hora menos que el resto de los europeos, gana cansancio y sufre mayor estrés. Según datos de Barlovento Comunicación, más de 20 millones de españoles están viendo la televisión entre las diez de la noche y las once y media. Medio país frente al televisor. Y sobre medianoche todavía se mantiene esa altísima proporción, con 17 millones de personas todavía despiertas y pendientes de su programa favorito. Adelantar el prime time permitiría que gran parte de la sociedad se acostara antes y ganase en calidad de vida.

Pero adecuar el prime time al horario europeo es sólo la punta del iceberg, porque realmente hablamos de cambiar los hábitos de un país. Las televisiones aducen que el horario estrella comienza con retraso porque los españoles llegan tarde a casa. Carlos Angulo, investigador del Instituto Nacional de Estadística, lo explica en unas declaraciones a “El País”: “En el resto de Europa prácticamente todas las empresas están cerradas a las seis de la tarde, con lo que el prime time puede empezar a las ocho. Pero en España, a esa hora sólo está en casa el 50% de la población, y hay que esperar a las diez de la noche para encontrar al 80% en sus viviendas”.

Para cambiar esta dinámica habría que reorganizar los horarios de trabajo y que la jornada pudiera acabar en torno a las cinco o seis de la tarde. Esto también facilitaría el adelanto de las horas de comida y cena, a la una y a las ocho, como se hacía a principios del siglo XX en España. Pero durante la Segunda Guerra Mundial, España adelantó los relojes para adecuar nuestro huso horario al de Alemania; tras la guerra, Portugal y Reino Unido, países con los que compartíamos hora por nuestra posición respecto al meridiano Greemwich, volvieron a su horario tradicional, pero Franco mantuvo el huso alemán que ha llegado a nuestros días. La conclusión: no disponemos de una eficiencia horaria y eso lastra nuestras rutinas diarias, desde la hora de apagar el despertador y levantarse hasta la hora de apagar la televisión y acostarse.

Indicios de cambio

La 1 - Distintivo final prime timeCuándo finalizar los espacios de prime time ha llegado a ser una cuestión de estado. Hay preocupación por parte del gobierno, de asociaciones y de millones de españoles que andan adormecidos por culpa de la tele. Por eso el Ministerio de Sanidad ha propuesto a las televisiones españolas adelantar el prime time para que finalice como tarde a las once de la noche. Eso también pasa por adelantar los partidos de fútbol emitidos en televisión, que se juegan a las diez a diferencia de los de Champions que comienzan a las nueve menos cuarto. De momento no hay indicios de que estas iniciativas fructifiquen, sí ha empezado a verse ya un logo distintivo que indica qué espacios de Televisión Española terminarán antes de medianoche.

El logo de RTVE es sólo el primer paso de un proceso que se presenta largo. Y necesario. Porque son muchas las consecuencias negativas de finalizar el prime time de madrugada. Por el momento el tema empieza a calar y la sociedad, los grupos audiovisuales y el gobierno se están concienciando. La parrilla de Nochebuena nos demuestra que otra manera de organizar las noches televisivas es posible. Veremos si este gran ejemplo consigue destacar entre tanto villancico, canciones de Raphael y chistes malos de cuñados pseudograciosos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: