“La que se avecina” se pone a 100, pero lejos de “Aquí no hay quien viva”

30 Nov

Viendo el capítulo 100 de “La que se avecina” es inevitable recordar su serie madre, “Aquí no hay quien viva”. Será por ver de nuevo a Fernando Tejero mandando callar a los vecinos antes de una junta, por su clásica muletilla “un poquito de por favor” o porque todavía siguen reconociendo a María Adanez como “la pija”. Pero la comedia de Antena 3 ha estado latente en este centésimo episodio de la producción de Telecinco.

LQSA - Capítulo 100

“La que se avecina” ya va por su octava temporada y acaba de superar la barrera de los 100 capítulos, inmersa en una racha de excelentes audiencias con más de cuatro millones de espectadores cada semana. Por su parte, “Aquí no hay quien viva” terminó con una progresión a la baja y con 90 episodios a su espalda. En cuanto a longevidad está claro que la continuación ha superado a su predecesora; otro asunto sigue siendo cuál se considera mejor.

Construyendo Desengaño 21

“Aquí no hay quien viva” nace como un apaño, un formato transitorio. Estamos en primavera del año 2003, el grupo Planeta acaba de hacerse con el control accionarial de Antena 3 y Maurizio Carlotti es nombrado consejero delegado. A escasos meses de que arranque la temporada televisiva, los nuevos gestores se apresuran a buscar contenidos sabiendo que su proyecto no podrá estar listo antes de 2004. Y para rellenar esos primeros compases de curso encargan una serie al experimentado productor, José Luis Moreno. El empresario confía el proyecto a su sobrino, Alberto Caballero, con el que ya ha trabajado en las tiras de sketches de “Noche de fiesta”. Y así crean “Aquí no hay quien viva”, la serie más vista de la última década.

La comedia se estrena el domingo 7 de septiembre de 2003 como telonera de la película “Torrente, el brazo tonto de la ley”. De hecho, en el piloto cuentan con un cameo del propio Santiago Segura que bromea con los comentarios acerca de la calidad de su saga. Aquel primer episodio fue visto por dos millones y medio de personas y un 21% de share, una recepción bastante correcta. Es el cuarto espacio más visto del día por detrás de las películas “Wild wild west” en La Primera, la citada “Torrente” y la cinta de Telecinco en prime time. Los comentarios sobre la serie son positivos y semana a semana nuevos espectadores se asoman a este peculiar bloque de pisos. Tanto es así que para octubre ya acumulan cinco millones de seguidores y en noviembre sobrepasan la barrera de los seis. Nadie le hace sombra. Y para culminar el ascenso, el capítulo número 12 consigue una audiencia de 7.308.000 espectadores y un 40’1% de share; a la postre será el episodio más visto de su historia.

13, rue del percebe

A partir de ahí, cinco-seis millones de personas se sientan cada semana a ver “Aquí no hay quien viva”. ¿Y qué encuentran en la serie? Una colección de personajes reconocibles, desde las viejas cotillas hasta la maruja envidiosa, pasando por una pareja recién emancipada o un simpático y pícaro portero. Arquetipos que se complementan a la perfección dentro de la coralidad. Todos ellos sufren conflictos cotidianos con los que el espectador se identifica, pero el desarrollo de esas historias gira hacia la sátira y los toques surrealistas. Un humor y una puesta en escena, plana pero efectiva, que recuerdan a la tira cómica “13, Rue del Percebe” de Francisco Ibáñez. Esa tradición humorística española reaparece en “Aquí no hay quien viva” con una visión aguda y un manejo de las tramas muy controlado.

Antena 3 tiene un filón y está dispuesta a aprovecharlo al máximo. Tres meses después de que acabe la primera temporada se emite una segunda, en total 31 capítulos en un solo curso y algunas reposiciones de por medio. Tras el parón veraniego, la tercera tanda se va prolongando y termina con 33 episodios, nueve meses de emisión ininterrumpida y más repeticiones. Naturalmente, el seguimiento de la serie se resiente y los guiones pierden frescura, sobre todo en la cuarta y quinta temporada. Las tramas pierden ese timing tan controlado y se vuelven demasiado alocadas, incluso enrevesadas, algunos personajes agotan su desarrollo narrativo y los nuevos roles ya no se complementan tan bien. Aún así, “Aquí no hay quien viva” sigue siendo ese gran éxito que cualquier cadena querría para sí…

ANHQV - reparto

Mudanza a Montepinar                                                                                               Junio de 2006. Telecinco mueve ficha y adquiere el 15% de las sociedades adiovisuales de José Luis Moreno. Pero lo verdaderamente importante está en la letra pequeña: Miramón Mendi, que produce “Aquí no hay quien viva” en Antena 3, pasa a trabajar exclusivamente para Telecinco. Así que la temporada que se está emitiendo en esos momentos será la última. El 6 de julio de 2006 se emite el capítulo final “Érase un adiós”. Cuatro millones de personas y un 27’5% de cuota de pantalla presencian cómo los vecinos abandonan el icónico edificio, asolado por una plaga de termitas, y se marchan con destino incierto.

Tras unos meses de especulación sobre si la comedia continuará como tal en Telecinco o tendrá que modificarse para evitar pleitos por la propiedad intelectual, se anuncia que el grueso de la serie seguirá en el nuevo proyecto, con la misma temática pero una reorganización de roles. “La que se avecina” se estrena el 22 de abril de 2007 ante 4.161.000 espectadores, el 28’8% del total que ven televisión esa noche. La audiencia baja progresivamente, quedándose en torno a los tres millones de seguidores y cuotas por debajo del 20%. De hecho Telecinco reserva la comedia para su temporada veraniega, donde el consumo televisivo baja y es más fácil maquillar unos datos de audiencia pobres.LQSA - escena coral

Narrativamente, la serie también sigue esa tendencia a la baja. Impera el humor de trazo grueso, se aglutinan chistes y más chistes a la espera de que alguno funcione, las tramas corales se confunden con agolpar actores en una misma escena pero sin un cometido claro, los guiones se encasillan en las populares muletillas de personajes y el reparto tiende cada vez más a la sobreactuación. Y ya no queda esa base de cotidianidad que hacía la serie empática, o al menos capaz de tratar conflictos cercanos para el espectador.

Las audiencias siguen cayendo, estableciéndose en torno al 16% de share, y “La que se avecina” atraviesa un período incierto. Ha servido para arrebatar un complicado activo de la competencia pero no ha conseguido funcionar como solía hacerlo en la otra cadena. Así que Telecinco deja de emitir la comedia durante más de un año. “La que se avecina” despide su quinta temporada el 24 de julio de 2011 ante un 20% de la audiencia, algo menos de 2’8 millones de espectadores, y vuelve en octubre de 2012 ante un 27’1% de share, lo que equivale a 5.400.000 seguidores, el capítulo más seguido de toda la serie. ¿Qué ha pasado entre medias? Muchas, muchas reposiciones.

La mano negra, la mano de los guionistas

La comedia de Telecinco ha conseguido desandar el camino que marcó “Aquí no hay quien viva”. Si las prolongadas temporadas y un excesivo abuso de las reposiciones acabaron condenando a la serie original, ahora esas mismas repeticiones logran que el público vuelva a conectar con las historias vecinales. Cansado de volver a ver siempre los mismos capítulos de “Aquí no hay quien viva”, el espectador empieza a mirar las reposiciones de “La que se avecina” con mejores ojos. Descubre que es una serie más simplona, con más importancia del gag y de los chistes de texto y que cuenta con algunos personajes que tienen tanto carisma que se llevan la serie por delante. Ahí están Antonio Recio, Amador o Estela Reynolds, un personaje que intentaron introducir en “Aquí no hay quien viva” como la madre de Alicia pero no funcionó. Ahora la nueva serie sí triunfa y demuestra al espectador que es un producto de consumo rápido, muy fácil de seguir y con garantía de que entre tanta broma alguna surtirá efecto. De esta manera, “La que se avecina” logra asentarse casi siempre por encima de los cuatro millones de seguidores, entre un 20 y 25% de share.

LQSA - cap.100 llover

Y así “La que se avecina” se ha plantado en el capítulo número 100, con su mejor racha de audiencias y dispuesta a dar al espectador una emisión especial. Lo han conseguido con un guiño metatelevisivo: haciendo que los personajes de la ficción sean conscientes de su propia condición, están siendo grabados para una serie y lo aceptan. Este episodio nos ha dejado puntos muy interesantes, como esas pistas que demuestran que todo es un sainete o la diferente actitud con la que los personajes se enfrentan a lo que piensan que es una macabra teoría. Aquí la serie podría dar un paso más allá, convertirse en otro tipo de comedia más arriesgada y, a tenor de las pinceladas que se han visto en este especial, más divertida. Pero “La que se avecina” ha optado por hacer del capítulo 100 un lapsus narrativo y seguir el mismo camino. Una ruta que la aleja cada vez más de aquella joya que fue “Aquí no hay quien viva” y que ha ido deteriorándose poco a poco. Pero en televisión no hay quien viva por siempre y, más tarde o más temprano, lo que se avecinará será un desapego irreversible hacia estos vecinos que han decidido seguir el camino fácil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: