Goya 2014: Ver los Goya es fácil con los ojos cerrados

10 Feb

Una gala que pareció durar “15 años y un día” y que era más fácil ver “con los ojos cerrados”. Salen varios chistes fáciles a cuenta de la gala de los Goya 2014, una de las más tediosas de los últimos años. Manel Fuentes había planificado una oda de amor al cine que finalmente se convirtió en el ejemplo de que un espectáculo televisivo mal planificado puede ser un plomazo.

goya 2014

Manel Fuentes estuvo irreconocible en su labor de conductor de la gala, algo impropio en su saber hacer. Pudo ser el maquillaje o un monólogo con poca personalidad, pero Fuentes no se encontró a sí mismo. Si en “Tu cara me suena” se ha granjeado el favor del público con un tono cómplice, riguroso a la par que divertido; en los Goya resultó forzado y tan sobreactuado que parecía uno de los azafatos de “Los amantes pasajeros”. Para olvidar ese bochornoso número musical será necesaria una lobotomía cerebral. Y hay unas cuantas cosas que olvidar, o mejor, recordar y que no se vuelvan a repetir en las próximas ediciones.

Buenas ideas, mal llevadas

Juntar a Buenafuente, Corbacho, Eva Hache y Antonia San Juan en un running gag es sublime. Ahí estaban los cuatro ex presentadores de la gala intrigando contra el novato, carcomidos por la rabia y la envidia mientras esperaban agazapados los primeros fallos. Supieron reírse de sí mismos, pero faltó un punto más de espíritu caricaturesco para que también el espectador pudiera reírse. Otro puntazo fue el guiño a Rosa María Sardà, aunque no pasó de mero tributo a una de las mejores conductoras de los Goya. No todo salió mal, el sketch de “Españoles por el cine” tuvo los mejores cameos de la noche y terminó con un plano secuencia que realmente fue una declaración de amor al cine español.

Los que no fallan año tras año son los chanantes. Ernesto Sevilla, Julián López o Carlos Areces siempre arrancan abundantes risas en la platea. Ésta vez han puesto en escena las películas no realizadas, como un 23-F futurista, y han sabido mofarse del aire crítico que impregnó la gala, con un topless más que incendiario. La muchachada se ha ganado un hueco fijo en los Goya, han probado de sobra sus dotes para llevar un sketch y puede que también supieran sacar chispas a mayor escala, en toda la gala.

goya 2014 chanante

Los Goya también pierden espectadores

El cine español ha perdido millón y medio de espectadores respecto al año anterior. A nadie se le escapa que la subida del IVA cultural es uno de los culpables. Y por eso los ganadores de los Goya aprovecharon sus discursos para arremeter contra Rajoy, Montoro y Wert, el primer ministro de Cultura que falta a los Goya. No se habrán interesado por lo que ocurrió en la gala, pero no estaría mal que llegará hasta sus oídos el discurso de Enrique González Macho, el presidente de la academia de las artes y las ciencias cinematográficas de España.

“Hoy en día hacer una película es casi un acto heroico”.

Enrique González Macho, presidente de la Academia de Cine

Otro de los momentos de la noche fue el reconocimiento a la veterana Terele Pávez. Se llevó el Goya a mejor actriz secundaria y puso a todos los asistentes en pie con una sonora ovación. A falta de un guión vibrante, faltaron más discursos tan sentidos como el de Pávez, más espontaneidad para avivar la noche. Además Terele Pávez culminó una de las sorpresas de la noche, los ocho goyas de “Las brujas de Zugarramurdi”, que aunque sólo estaba nominada en categorías menores se alzó como una de las ganadores de la velada. “Vivir es fácil con los ojos cerrados” se llevó los cabezones más codiciados, incluidos los Goya para David Trueba y Javier Cámara, y “La herida” completó el podio en una edición sin claros favoritos.

Actor Camara kisses the hand of actress Pavez during a family photo at the Spanish Film Academy's Goya Awards ceremony in Madrid

No había favoritas entre las películas nominadas, ni tampoco taquillazos. Una cinta que haya sido muy vista en los cines suele resultar un reclamo para muchos espectadores, como ocurrió el año pasado con “Lo imposible”. Esta vez no ha habido ni taquillazos, ni la mejor versión del presentador, ni un buen guión, ni grandes sorpresas, ni ministros a los que dirigir los reproches… Esta gala ha hecho buena a la ceremonia de 2013, y eso tiene mérito. Los Goya 2014 han quedado bastante descafeinados, soporíferos directamente, y continúan bajando en audiencias por cuarto año consecutivo. Poco más de 3 millones y medio de espectadores siguieron la gala, por debajo del 20% de share, en el peor dato desde 2009. Todas estas cifras sólo pueden indicar una cosa: los Goya como espectáculo de televisión necesitan urgentemente un revulsivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: