American Horror Story: Coven, las supremas de Nueva Orleans

12 Oct

Un estreno de temporada de “American Horror Story” nunca defrauda. Puede desconcertar, asustar, disparar muchas y variadas cábalas o perturbar hasta quitarte el sueño, pero Ryan Murphy y los suyos no conciben defraudar como opción posible. El primer episodio de “Coven”, la recién estrenada tercera temporada, pone sobre la mesa nuevos elementos como la brujería, el vudú, la esclavitud, el racismo, la tortura o la cocaína y los cataplasmas de páncreas humanos como fuente de eterna juventud. Y además, estos primeros compases dejan entrever que algo ha cambiado en “American Horror Story: Coven”.

american horror story coven - lange, bates y bassett

Tras la oscuridad y los trastornos del manicomio de “AHS: Asylum”, el equipo quería volver a una historia más luminosa, menos desgarradora. Por eso Murphy y Falchuk realizan un lifting a la brujería para hablar sobre un grupo de mujeres perseguidas por el resto de la sociedad, materializándolo a través de una academia clandestina de jóvenes hechiceras ubicada en la convaleciente Nueva Orleans. Con su estirpe a punto de desaparecer, la nueva generación necesita la ayuda de las brujas supremas del pasado. Como no podía ser de otra forma, Jessica Lange es la última suprema.

A partir de aquí puede haber más spoilers que escenas de sexo en un capítulo de AHS…

El horror, el horror…

Explicar el funcionamiento y la jerarquía del mundo nigromántico requiere una trama lógica, más convencional de lo que “American Horror Story” nos tiene acostumbrados. Porque si no se establece un mínimo de razonamiento en las fuerzas sobrenaturales, la serie corre el riesgo de avanzar haciéndose trampas. Este primer capítulo, el menos sugestivo de los reboots, se sirve de una joven que descubre que es bruja para conducir al espectador hacia el nuevo mundo. La brujería tiñe este escenario de un halo de fantasía, en el que hay vudús humanas, chicas capaces de volcar vehículos con un solo gesto de muñeca o mujeres que pueden absorver la vida de otras personas. Apenas hay terror, aunque sí se mantiene la intención de sorprender y turbar en cada escena con la magistral dirección que suele gastar la serie de FX. Así, con un vistazo general, parece que “Coven” dejará atrás el horror para virar hacia los mundos fantásticos.

american horror story - promo

Sí sobrevive la enrevesada madeja argumental, hilada con leyendas, mitos de la cultura popular y un juego espacio-temporal que en este caso se sitúa en Nueva Orleans, entre 1834 y 2013. Uno de los puntales de la serie es que deja al espectador con ganas de saber más. En “Coven” la trama que despierta más intriga y misterio es la del siglo XIX. Una opulenta aristocrática, carcomida por los celos, somete a sus esclavos negros a toda clase de torturas con el fin de aferrarse a la belleza; el personaje de Marie Delphine LaLaurie no es una bruja real, pero sí una sádica zorra con mayúsculas. Y Kathy Bates, que encarna a esta despiadada mujer, ha llegado para disputarse con Jessica Lange el puesto de reina de la serie. Tanto LaLaurie como la maestra del vudú Marie Laveau (el personaje de Angela Bassett, otro acertado fichaje) vivieron realmente en Nueva Orleans hace más de doscientos años, y Ryan Murphy quiere experimentar con las ideas preconcebidas que tiene el público y las salvajadas que él mismo puede idear. Para empezar, ese minotauro que deja en pañales a Bloody Face y al hombre de cuero.

Una serie con perfume de mujer

“American Horror Story: Coven” ha dejado claro que es una serie femenina. Y feminista en su concepción. En la espiral de sexo que envuelve esta serie, una de las escenas más atroces del primer episodio es la de una violación reiterada. Y otra de las protagonistas es quemada en la hoguera por un grupo de fanáticos religiosos. La trama va acorralando a este grupo de mujeres sobrenaturales que necesita recordar cómo se sobrevive en un mundo hostil. En ese sentido “Coven” puede extrapolar la caza de brujas al sometimiento que sufren muchas mujeres. La pura ficción para reprochar una injusticia demasiado real.

El personaje de Jessica Lange, la femme fatale Fiona, vuelve del letargo para liderar al reducto de brujas que se esconde en una academia para jovencitas excepcionales. Fiona, la bruja más poderosa de su generación, sabe que su tiempo está terminando y que necesitan encontrar una figura poderosa que puede hallarse entre las chicas de la escuela. Como en la primera temporada, la inclusión de actores más jóvenes abre la serie a un nuevo abanico de tramas que no se vieron el año pasado. Por ejemplo, esa trama maestro-aprendiz que unirá a las dos generaciones o la historia de amor imposible entre los personajes de Evan Peters y Taissa Farmiga, una chica con poderes que acaba de descubrir que es una especie de mantis religiosa.

american horror story coven

La trama de amor adolescente supone el reencuentro de Peters y Farmiga, y la escena en la que se conocen realiza un guiño al romance que mantuvieron en la primera temporada. Ocurre lo mismo con Lange y Jamie Brewer, la chica con síndrome de Down que en el primer año hacía de su hija. Lange tiene una nueva hija con la que reencontrarse, Sarah Paulson, la periodista a la que hizo sufrir tanto en Briarcliff. Y otro homenaje a ese manicomio del terror: la primera escena de Lily Rabe vuelve a mostrarnos a la sufrida actriz quemándose viva. Y es que si alguna serie sabe reinventarse a sí misma y sacar chispas de su background es “American Horror Story”. Aquí por reírse se ríe hasta de su tema central, con chistes sobre brujas sin escoba, el nuevo Hogwarts o una malhumorada madrastra que rompe el espejo. Por suerte, la sorna y la autoconsciencia de “AHS” siguen intactos.

De momento, el akelarre que propone Ryan Murphy se distancia de la casa encantada y el manicomio de años anteriores, pero sigue destilando una atmósfera un poco insana y muy adictiva. Según el creador de la serie, ésta es la mejor temporada de las tres. Habrá que esperar para saber si Murphy está en lo cierto o es sólo es una estrategia de promoción. En Estados Unidos, el estreno de “American Horror Story: Coven” en el canal FX ha conseguido la audiencia más alta en toda la trayectoria de la serie, con 5 millones y medio de espectadores. Parece que estas brujas hechizan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: