Un verano en casa de los Ewing, “Dallas” vuelve a Antena 3

19 Jun

Ver “Dallas” de nuevo en televisión será como volver de vacaciones al pueblo, en este caso al popular rancho Southfork. Por allí desfilarán viejos conocidos como el buenazo de Bobby, la otrora alcohólica Sue Ellen o JR y su sempiterno sombrero de cowboy. Y revisitarles es la propuesta de Antena 3 para este verano, cuando tiene previsto estrenar la nueva serie sobre la familia Ewing. Las disputas familiares están servidas y se van a acompañar con unas cuantas copas de nostalgia. Eso sí, mejor sírvase en frío porque contienen abundantes dosis de venganza.

Dallas cartel promo

La nueva “Dallas” retoma la historia de los Ewing en la actualidad. Southfork sigue siendo el motivo de disputa en la familia. Por un lado, JR despierta de un proceso de letargo cuando su hijo John Ross acude a pedirle ayuda para apropiarse del rancho familiar donde ha encontrado una reserva petrolífera. Por el otro lado, Bobby no está dispuesto a que el oro negro siga manchando a su familia y quiere vender Southfork para apoyar a su hijo Chris en un nuevo negocio buscando energías renovables a través del metano. Al nuevo enfrentamiento entre JR y Bobby se suma la pelea de los vástagos por una chica con la que los dos han estado saliendo. “Dallas” continúa así la saga familiar entremezclando las disputas de la nueva y la vieja generación de los Ewing.

Un culebrón con todas las letras

La serie no esconde su esencia de culebrón. La producción de TNT entronca con la línea más pura de la soap opera siguiendo a la perfección todas las convenciones del género. En ese sentido la continuación es muy fiel a la serie madre, a pesar de que el creador de “Dallas”, David Jacobs, no ha tomado parte en la secuela y ha reconocido que hubiera desarrollado los nuevos personajes de forma diferente. Ahora el peso creativo recae en la productora y guionista Cynthia Cidre, que ha optado por calcar las tramas clásicas y el perfil de personajes. Si bien JR, Bobby y Sue Ellen siguen funcionando en pantalla gracias a su carisma, los jóvenes protagonistas resultan más convencionales, todavía más planos y funcionan siempre supeditados por los roles de sus progenitores. La elección de los nuevos actores, con alguno de los chicos ex “Mujeres desesperadas” como Josh Henderson, alias el sobrino de Edie, o Jesse Metcalfe, el jardinero, tiene el mérito de elevar el trabajo de Patrick Duffy o Larry Hagman al nivel de Oscar. Eso sí, éstos últimos no pueden presumir de tableta. A la postre, el fallecimiento de Hagman, el alma de “Dallas”, supuso un gran varapalo para el desarrollo de la segunda temporada de la serie.

Los enfrentamientos familiares y las disputas amorosas orientan las tramas de este culebrón actualizado. Todas las historias se van construyendo sobre el manejo de la información que tiene cada personaje, de forma que los guionistas la van gestionando para conseguir un buen número de giros de guión. Por ejemplo, A y B traman algo y C consigue enterarse de su plan; C se lo hará saber a A para utilizar a B, hasta que B se entere del complot, posiblemente por D, y ambos se vuelvan contra C y A… Todos los recursos de la soap opera, algunos actualizados, tienen cabida en este esquema: envío de fotos comprometidas por teléfono móvil, grabar un vídeo furtivamente, un investigador privado pululando por el rancho, un personaje escucha a otros detrás de la puerta, un bote de medicamentos revela el secreto de otro protagonista… En Dallas resulta más difícil guardar un secreto que encontrar un político íntegro en España.

Si “Dallas” explota todas las convenciones del género, no podía ser menos con aquella que le hizo célebre en los años 70, 80 y 90: el cliffhanger. La serie popularizó este mecanismo que deja en suspense los finales de capítulos para fidelizar al espectador, y lo hizo con interrogantes tan célebres como aquel sobre quién disparó a JR en el final de la tercera temporada. En verano de 1982 era la pregunta que más se repetía en España; todos los espectadores estaban pendientes de si Televisión Española seguiría emitiendo la serie de moda para conocer al autor del disparo. “Dallas” se había revalorizado tanto que los productores subieron el precio de cada capítulo de 350.000 pesetas a 1.400.000.

Nostalgia y autoconsciencia

A “Dallas” no le conviene alejarse de lo que fue, pues la mayoría de los espectadores vuelve a Southfork por la nostalgia y se queda por el culebrón. Sabedores de ello, el equipo creativo sigue manteniendo el mismo esquema narrativo, similares personajes, escenario idéntico, los característicos giros…, aunque al final redunden en un abuso del culebrón. Para “Dallas” eso no es nuevo, ya tuvo que lidiar con críticas similares en el pasado. Y supo salir airosa, riéndose de sí misma y manteniendo esos tópicos pero de una forma autoconsciente, cuasi paródica. Como aquella resurrección de Bobby en la ducha, digna de “Los Serrano” y que ya tratamos brevemente en un artículo sobre continuaciones de series clásicas. Esa autoconsciencia sigue presente en esta actualización y le da un toque divertido, como demuestra una de las nuevas escenas en la que se puede ver a JR encañonado por una escopeta y soltar: “Las balas no tienen mucho efecto sobre mí, cariño”.

Desde la cabecera, la “Dallas” de TNT busca recordar a su predecesora. Se mantiene la misma sintonía y la pantalla partida que va mostrando los lugares característicos y los elementos reconocibles de la ciudad estadounidense. Sin duda es una buena carta de presentación para invitar al espectador a volver a Southfork. Este verano Antena 3 abrirá de nuevo las puertas del rancho más famoso, y más disputado, de la televisión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: