The fall, el diablo está en los detalles

13 Jun

Cuando el atrapasueños de mariposas de la pequeña Olivia se agita en medio de la noche, su padre ya debe estar a punto de matar a una nueva joven… Así de perturbadora se muestra “The fall”, la serie que BBC2 acaba de emitir esta semana y que aborda la caza de un asesino en serie en Belfast. Tan importante resulta la investigación que emprende la recién llegada superintendente Gibson como la doble vida que mantiene Paul Spector, cariñoso padre de familia durante el día y un terrible acosador de mujeres por la noche.

the fall promo

“The fall” no vuelve al tópico de una policía persiguiendo a un asesino. La serie consigue trascender estos límites. La originalidad surge de la exploración de la personalidad de dos cazadores que no pueden vivir persiguiendo a sus presas constantemente. Sin caer en spoilers en esta reseña, sí se puede decir que los personajes tienen otras facetas que les hacen vulnerables. Y esa doble cara resulta muy atractiva a ojos del espectador; es lo que hace a “The fall” tan interesante.

Minuciosos retratos psicológicos

La serie arranca con una inspectora limpiando su casa mientras lleva una mascarilla en la cara; paralelamente el asesino encapuchado inspecciona el domicilio de su nueva víctima. Casi como un gesto premonitorio, el creador y guionista Allan Cubitt desenmascara a ambos personajes en esta primera secuencia. El mensaje es claro, “The fall” quiere adentrarse en la psicología de estos dos lobos, cada uno a su manera.

Tras el gorro y una braga del cuello se encuentra Paul Spector, el lobo que persigue a chicas jóvenes, atractivas, con larga cabellera morena y meritorias del éxito profesional. Siente una atracción indómita hacia ellas, algo que va más allá de lo sexual, hasta la dominación completa sobre esas mujeres. Spector trata a cada una de sus víctimas como una obra de arte sobre las que va coleccionando recuerdos, por lo que antes de cometer el crimen se va adentrando en sus mundos. Esta caza resulta angustiosa para el espectador, que va un paso por delante de la víctima conociendo el fatal desenlace que le espera. Pero lo más inquietante es ver cómo Spector conjuga esta faceta con la de padre de dos niños pequeños y esposo. Las escenas en las que su fachada está a punto de desmoronarse están cargadas de tensión, como esa secuencia magistralmente rodada con planos cenitales en la que Spector acude a ayudar a su hija durante una de sus reiteradas pesadillas y termina durmiendo con su mujer en la cama de la pequeña, ocultando bajo la almohada la prueba de su secreto. El actor Jamie Dornan, hasta ahora conocido por ser el sheriff de “Once upon a time”, maneja a la perfección el personaje, sobre todo con una mirada que llega a ser aterradora.

the-fall

Detrás de esa mascarilla y enfundada en su riguroso vestuario blanco y negro se encuentra Stella Gibson, un lobo para los criminales. Inteligente, eficaz, estricta y dura, Gibson ha dedicado toda su vida a la policía, por lo que se ha convertido en un lobo solitario que sólo sabe relacionarse con el resto de la manada a base de mordiscos. Por continuar con algunos detalles esclarecedores, no es baladí que la agente practique natación, donde puede sumergirse en su mundo interior. Gillian Anderson saca chispas a un personaje que, sobre el papel, podría ser mucho más plano. La actriz, como suele acostumbrar, está inmensa en un rol que recuerda bastante al de Dana Scully en la genial “Expediente X”; ambas mujeres están rodeadas de horrores, entregadas a la búsqueda de respuestas hasta abandonarse a sí mismas, e imanan una atracción involuntaria, muy instintiva.

Un juego de espejos

Spector no podrá escapar de esa atracción de Gibson. En el fondo se trata de dos personajes muy similares, algo en lo que el guión incide a menudo con varias secuencias en paralelo. Una de ellas, la apertura de la serie descubriendo a los protagonistas; o un momento sobre las debilidades, con Gibson llevando las riendas del sexo con un desconocido y Spector preparando a su víctima como una obra de arte para fotografiarla. Con estas similitudes la historia sugiere mucho sin necesidad de hacerlo explícito. Y el guionista emplea este recurso para hablar de otros asuntos más allá del espejo Gibson-Spector. Por ejemplo, los contrastes del principio y el final de la vida desde el punto de vista del progenitor. Se muestra simultáneamente la alegría de una madre observando a su bebé en una incubadora y el dolor de un padre identificando el cadáver de su hija en una morgue.

Para construir este tipo de relato, “The fall” se permite llevar una narrativa sosegada, pero nunca tediosa. Cada episodio, de una hora de duración, mantiene el ritmo apoyándose en los avances de la caza del asesino y las escenas de tensión que genera la doble identidad de Paul Spector. Eso sí, no todos los golpes en el guión empujan las tramas hacia delante. A diferencia de otras series del mismo género, Allan Cubitt entremezcla calles que conducen la historia hacia un avance y callejones que no llevan a ningún lado. De hecho hay tramas completas que no llegan a cuajar en “The fall”, como lo relacionado con el narcotráfico, que no consigue relacionarse ni con la investigación principal ni con los personajes protagonistas. En cambio, en una producción de tanto detalle hay algunos que resultan decisivos para la historia, bien para aproximarse al asesino, como la silueta del dibujo de una niña pequeña, o bien para poner en riesgo al peligroso psicópata, como uno de los mechones que guarda Spector en su mausoleo del horror.

the fall gillian anderson

Más señales que diferencian a “The fall” del resto de series del género criminal: la ambientación en Belfast, la capital de Irlanda del Norte. Las convicciones religiosas y la sombra de la violencia impregnan las calles de la ciudad y, cómo no, de la comisaría. Por eso la orla con los agentes fallecidos en servicio llama la atención al principio y resulta trascendental en los últimos compases. Tan trascendental como la capacidad de perdonar por parte de las víctimas, que propicia una escena final inevitable. Lo que todos esperan que ocurra…

Aviso de spoilers. Habrá segunda temporada. Porque aunque se vendió como una miniserie, “The fall” se gestó pensando en una serie de mayor recorrido. Tras el éxito de audiencia, BBC confirmó la renovación, pero Allan Cubitt ya lo contemplaba mientras escribía los guiones, lo que seguro afectó al rumbo narrativo del final de temporada. Y parece que aceleró el curso de los acontecimientos en el último episodio para llegar a esa escena inevitable, el encuentro de los cazadores. Esa conversación ha planteado el detonante para los nuevos capítulos y deja un gran cliffhanger, pero no ha resuelto nada de lo que “The fall” planteaba e incluso ha resquebrajado el modelo de narración, en tono menos efectista y más realista, que planteaba. El equipo se ha defendido de las críticas sosteniendo que la serie busca un retrato fidedigno, ir más allá de las series de policías y recordar que los detectives no son superhombres. Aún así el final ha supuesto un bajonazo. Lo positivo es que en 2014 Gibson volverá a perseguir a Spector y, visto el éxito, no tendrán necesidad de poner trampas al espectador para que se quede a presenciar la cacería. Entonces “The fall” debería volver a su senda.

Como promociona BBC, to be continued…

Anuncios

Una respuesta to “The fall, el diablo está en los detalles”

  1. David 22/11/2014 a 9:55 #

    Gran serie y ya ha comenzado su segunda temporada. Aquí os dejo mi opinión por si tenéis curiosidad 😉

    http://seriesanatomy.blogspot.com.es/2014/11/el-estrangulador-de-belfast.html

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: