Comedias de última hora

7 Jun

Que una network estrene a finales de mayo una sitcom no habla muy bien de esa serie. Viene a ser como que un amigo te felicite por tu cumple tres meses más tarde. Sí, dice que te quiere mucho, a veces habláis en un grupo de colegas que compartís por WhatsApp y esporádicamente incluso marca alguno de tus tuits como favorito, pero todos sabemos que su aprecio es menos sincero que el saludo de Aznar a Rajoy en un mitín del PP. En la televisión americana ocurre igual, cambiamos el “te quiere mucho” por “da luz verde al piloto”, los comentarios de WhatsApp por los millones de dólares para producir la serie y la estrellita del tuit favorito por un par de carteles promocionales un poco chuscos. El final es el mismo, en vez de despistarse con un cumpleaños, las networks se olvidan de estrenar esas series. Hasta que de repente la temporada ha acabado y la lanzan al mercado veraniego, cual reposición más.

the goodwin games - save me

Este año tenemos dos claros ejemplos en forma de comedia: “Save me” en NBC y “The Goodwin games” en FOX. Sus canales las estrenaron de tapadillo hace un par de semanas; en el caso de NBC, con doble ración semanal para que la agonía dure poco, y la FOX camufló el estreno entre repeticiones de “Raising hope” y “New girl”. La pregunta sería por qué las cadenas esperan que el espectador vea alguna de estas series cuando ni siquiera ellas confían en estos productos… Y eso que, siendo justos, alguna se salva.

Sin la gracia de Dios

Save me”, ésta es la que no se salva. Un ama de casa juerguista, descuidada, pasota… está a punto de morir atragantada con un sándwich durante una borrachera. Pero sobrevive, y ella cree que Dios la ha escogido como profeta, por lo que decide cambiar toda su vida y volverse buena esposa, madre comprensiva, amiga de sus amigas… Toda la sitcom resulta un vehículo de lucimiento para Anne Heche, la actriz de “Seis días y siete noches” y que ha protagonizado series como “Men in trees” o recientemente “Hung”. Se esfuerza por hacer reír y lograr algún momento emotivo, aunque su personaje es tan loco, tan poco empático, que resulta muy difícil comulgar con ella.

save me

Partiendo de la base de que el argumento está bastante desfasado, el desarrollo de la historia no es mucho mejor. Pululan por la serie un marido con poca chicha, una amante perfilada como la madrastra de cualquier cuento, la adolescente rebelde y unas vecinas de saldo. Y el enfoque no acaba de cuajar, porque “Save me” tira a veces hacia serie conservadora pro-religiosa y a ratos quiere burlarse de todo ello. Muestran a Beth, la alocada protagonista, motivándose en la iglesia con una revelación musical o rezándole a Dios desde el váter, con las bragas bajadas y después de haber hecho caer un rayo sobre la querida de su esposo. La mezcla peca de inocente y resulta bastante insulsa.

Cómo conocí vuestro juego

Se habló mucho de “The Goodwin games” durante las presentaciones de las nuevas series para 2012-2013. Y no era para menos ya que se trata del nuevo proyecto de los creadores de “Cómo conocí a vuestra madre”, Carter Bays y Craig Thomas, que se hacen acompañar aquí por otro de los guionistas de la legendaria sitcom, Chris Harris. El estilo inconfundible de estos escritores se deja ver en esta historia que narra la vuelta al hogar de tres hermanos treintañeros que van a heredar la fortuna de su padre recientemente fallecido.

Como en la serie madre, “The Goodwin games” también tira de una premisa narrativa que busca un enfoque original. En este caso, el padre ha dejado unas cintas de vídeo donde plantea un juego a sus hijos para volver a unir a los Goodwin de forma que el ganador se lleve los 23 millones de dólares de la herencia. Mediante flashbacks, los guionistas nos van mostrando el pasado, un tanto peculiar, de esta familia. Más allá del maquillaje de la sitcom, como ya ocurriera en “Cómo conocí a vuestra madre”, la historia que se encuentra detrás resulta convencional; en este caso, tres hermanos que no se acaban de tragar y deberán volver a vivir juntos en Granby, su pueblo de la infancia.

the goodwin games

El elenco de personajes no huye de los estereotipos ni intenta disimularlos, al contrario, los proyecta a su máxima potencia. Henry, el hermano mayor, es un médico narcisista adicto al trabajo, Chloe es la mediana, la pija que sueña con hacerse actriz en Los Ángeles, y el pequeño de los tres, el irresponsable pero bonachón Jimmy, acaba de salir de la cárcel por sexta vez. Estos Goodwin resultan demasiado caricaturescos, y se comprende la decisión como una forma de explotar al máximo la comedia. El problema es que no lo consiguen. No al menos del todo. Porque sí hay chistes correctos y gags que funcionan, pero no como para conseguir la carcajada. Se compensa con el espíritu nostálgico que rodea la serie, viendo a los tres hermanos jugando al Trivial que ha hecho su padre, persiguiéndose por la casa, recuperando sus amigos y hasta su amor de juventud. Aquí sí despunta “The Goodwin games” y se posiciona como una serie amable, entretenida.

Gracias a esta inexplicable política de emisión de las networks, podemos disfrutar de dos nuevas comedias para las noches de verano. “The Goodwin games” para pasar un rato agradable viendo las desventuras de los tres hermanos por unir de nuevo la familia y la sosería de “Save me” para adormilarte en esas sofocantes madrugadas donde el calor no te deja coger el sueño. No, si al final habrá que darle las gracias a NBC por su lucha contra el insomnio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: