Unfollow “The following”

1 May

Si las audiencias de televisión funcionaran como Twitter, la cuenta de “The following” se estrenó con más de 10 millones de seguidores allá por enero y esta semana ha finalizado su primera temporada en Estados Unidos con menos de 8 millones de followers. No es la mayor hemorragia de la serie, de hecho en FOX están satisfechos en cuanto a audiencia y cuentan con la secta de Joe Carroll para el próximo año. Se puede decir que ha habido más derramamiento de sangre por capítulo que pérdida de espectadores. La mayor hemorragia de “The following” es otra: es narrativa. Aquí la sangre sí ha llegado al río, lo ha desbordado y ha dejado a la serie haciendo aguas. Tanto asesino salido de la nada, secuestros a diestro y siniestro y cuchilladas por doquier han dejado sin aliento una historia que comenzó fuerte y vigorosa.

the following-kevin bacon

“The following” era, porque ha terminado siendo otra cosa, el juego del gato y el ratón entre un tentador asesino en serie que maneja su propia secta y un héroe caído que ya le venció una vez. Capítulo a capítulo, el malvado Joe Carroll iba desplegando sus artimañas para escribir una novela en la que se vengaba del policía que le llevó a la cárcel. Hasta aquí “The following” se mostró resultona, sobre todo con uno de los mejores capítulos pilotos de la temporada. Pero hubo un momento en el que la serie creada por Kevin Williamson se le escapó de las manos. La novela ya no importaba, la secta tampoco… El thriller dejó paso a la película de acción y los cimientos que habían construido para el suspense ya no servían en esta nueva obra.

Gato, ratón y cepos, muchos cepos

Un aviso, de aquí en adelante puede haber más spoilers que tiroteos en un episodio de “The following”. Si no sabes por qué los acólitos de Carroll dejaron las pintadas sobre Edgar Allan Poe y tomaron las metralletas, mejor no sigas leyendo. Porque de todos los giros que iba planteando Kevin Williamson, hubo uno que terminó por desmoronar la serie, y fue el momento en el que “The following” quiso ser “24”. La fuga de Joe Carroll en helicóptero y la persecución de Ryan Hardy detrás de ellos dejaron claro el nuevo camino que tomaba la serie.

Desde el capítulo siete, casi todas las tramas se estructuran mediante un secuestro; el FBI tiene que salvar a la víctima y el grupo paramilitar, antes secta, lo va a impedir. Los guionistas se sacan de la manga todo tipo de trucos para que la historia siga girando y no decaiga la acción. Si ya al principio costaba digerir que cualquier personaje de pronto se descubriera como un seguidor de Carroll, a partir de aquí los deux ex machina son cada vez más obvios. Ataca a la inteligencia esa supuesta anagnórisis tan poco sutil entre el agente Weston y el jefe militar de la secta, Roderick. O sea, el malo, que consigue su poder gracias a una falsa identidad de sheriff, da una paliza al bueno con la cara descubierta y después, cuando el FBI llega a su despacho, no toma ninguna precaución por si pudieran conocerle. Un pulso narrativo así de significante no puede resolverse de forma tan fácil y forzada. No todo vale para avanzar la trama, y menos en una serie que milita en la élite televisiva.

Ryan Hardy, Joe Carroll y un comino

Quizá el principal problema de “The following” sea que se ha desarrollado como una serie de trama cuando se planteaba como una serie eminentemente de personajes. Todos los esfuerzos han ido encaminados a que la persecución de la secta y el FBI no decayera en ningún momento. Y no se han dado cuenta que ya podrían estar sucediéndose los eventos más ingeniosos y originales, que no nos iban a importar nada si no conectábamos con los protagonistas que los padecían. Le han intentado poner remedio mostrando el pasado de los personajes mediante flashbacks. La mayoría estaban centrados en el aura de muerte que rodea a Ryan Hardy y otros profundizaban en las motivaciones de sus compañeros del FBI. En cuanto a los psicópatas, el mecanismo para empatizar se activaba desde las tramas románticas, como aquel perturbador trío que se formó al inicio de la serie o los líos amorosos, y sin ningún recorrido, que forjaron en la casa de la secta y que incluían a todos los que pululaban por allí con algo de protagonismo.

the-following

Kevin Bacon y James Purefoy encabezan el reparto de “The following” como las piezas fundamentales del rompecabezas

Joe Carroll nunca ha llegado a mostrarse como el asesino en serie con carisma, seductor y refinado que estaba llamado a ser. Mas bien el actor James Purefoy ha terminado construyendo una caricatura de villano pseudointelectual. Y Kevin Bacon ha estado a juego con la fotografía de la serie, bastante gris. Por mucho dolor y sufrimiento que atormentase a Ryan Hardy, no ha llegado a traspasar la pantalla. También llama la atención el retrato de los asesinos en serie reclutados por Carroll, en especial el arco dramático de Jacob (interpretado por Nico Tortorella), que ha perdido su fuerza en un abrir y cerrar de ojos. Fue interesante ver cómo mataba a su primera, y querida, víctima, pero de pronto se convirtió en el ángel exterminador para volver después a su inocencia original. Mientras tanto su compañera de fatigas, Emma (Valorie Curry), estaba inmersa en una montaña rusa emocional que no nos ha conducido a ningún sitio y en la que era imposible sacar algo en claro.

La serie finaliza en España el martes 7 de mayo vía TNT y tendrá una segunda temporada en FOX para el próximo año. Aunque lo visto hasta ahora es suficiente para saber por dónde irán los tiros, y las puñaladas. Me duele por Kevin Williamson, capaz de cosas mucho mejores como ya demostró con la renovación del slasher en el cine de terror. Ojalá formase parte de la serie sobre “Scream” que prepara MTV, porque podría lucirse mucho más que en esta historia de sectas militares y anodinos policías. Yo defiendo mi unfollow a “The following” parafraseando la crítica que hace el personaje de Kevin Bacon al de James Purefoy en el último capítulo.

Ryan Hardy: “Mira, sé todas las palabras clave. De segunda, sin talento, aficionado, pretencioso, recargado, fracaso. Estoy aburrido de ti”.

The following, 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: