Las 7 diferencias de “Splash” y “Mira quién salta”

14 Mar

Ya está. Ya hemos podido ver las dos competiciones de saltos de trampolín con famosos, “Splash. Famosos al agua” en Antena 3 y en TelecincoMira quién salta”. A juzgar por los datos de audiencia, había expectación por ver caer a la piscina a los VIPs patrios. Se suele decir que el que golpea primero, golpea dos veces. Lo ha cumplido Antena 3, que se lleva la palma, con 4.476.000 espectadores y un 26’4% de share en su estreno. En la segunda emisión, ha conseguido mantener el interés de más de 3’2 millones de personas, casi un 21% de share. Por su parte, “Mira quién salta” ha seducido a 3.376.000 espectadores, el 23’5% de los que vieron la televisión el miércoles por la noche. Son datos buenísimos, con los que ninguna de las dos cadenas se sentirá derrotada.

famososagua

Fuente: blog.cocacola.es

Dilucidada ya la batalla por estrenar con un dato mejor que el rival, la guerra es muy larga… Primero se pelearon por tener el mejor formato; ahora Antena 3 y Telecinco se enzarzarán por mantener al mayor número de personas en sus piscinas. Al emitirse simultáneamente, uno y otro programa se fijarán en la competencia para copiar aciertos y pulir los fallos. Pero, a tenor de los visto en uno y otro, ¿quién puede dar más de sí? ¿“Splash” o “Mira quién salta”?

Los saltos: lento pero seguro o el primero que toque agua, gana

La productora Eyeworks Cuatro Cabezas se ha dado cuenta que los saltos en “Splash” se hacen pesados. No por el tonelaje de Falete, sino por el tiempo que emplean en presentar a un concursante, mostrar sus ensayos, llevarle hasta el trampolín, testar sus impresiones y a veces hasta los de algún familiar o amigo que le acompaña, hacerle saltar, que el jurado le valore y, finalmente, que le pongan una nota. En el primer programa toda esta parafernalia se hizo un poco larga; en el segundo han metido tijera y las palpitaciones que se escuchan por megafonía antes de saltar duran menos, el jurado valora y puntúa al mismo tiempo, y en los saltos de repesca directamente no hay música ni luces ni palpitaciones para generar tensión. Todos al agua y cuanto antes, mejor. Es un ejemplo de ir corrigiendo los errores pasados conforme avanza el programa.

Eso es algo que Telecinco no se puede permitir. Antena 3 consiguió la piscina del centro de natación Mundial 86, de Madrid, unas instalaciones por las que pujaron ambas cadenas por su excelente distribución y situación geográfica (no había que realizar grandes desplazamientos de material, equipo técnico o participantes…). Telecinco tuvo que buscarse otra piscina capaz de albergar una grabación para tele, y la encontró en Santa Lucía de Tirajana, en la isla de Gran Canaria. ¿Inconveniente? La cadena que gestiona Paolo Vasile tiene que desplazar sus equipos desde Madrid a Canarias y pagar las dietas, la estancia y todos los viajes de su plantilla. Por eso no puede permitirse ir cada semana a Gran Canaria y ya ha grabado de seguido los cuatro programas que compondrán la temporada de “Mira quién salta” (a no ser que haya cambios de última hora y se alargue o recorte). La conclusión es que Telecinco no tendrá la opción de ir puliendo la mecánica de la competición mientras se produce el programa.

Por eso tenían que dar en el clavo desde un principio. En ese sentido, la dinámica del primer programa de “Mira quién salta” ha resultado más ágil que la de “Splash”. Cuarzo Producciones ha puesto a saltar a sus 18 famosos desde el primer programa, divididos en tres grupos de seis. Si en Antena 3, siete participantes tardan en saltar hora y media, en Telecinco, un grupo de seis famosos salta en media hora. Lograr un equilibrio en los tiempos es difícil. El programa de Arturo Valls se hace un tanto farragoso aunque enfatiza muy bien la tensión en cada salto, y el de Jesús Vázquez quizá se precipite y reste emoción a cada ejercicio pero ofrece muchos y variados saltos, que en definitiva es lo que se puede esperar de una competición (valga la redundancia) de saltos.

mqs sincro

Las fases: repescando sincronizados

“MQS” ha entendido que todo su programa no se podía basar en un famoso tirándose a la piscina. El público se cansaría rápidamente. Por eso, además de los ejercicios individuales, Cuarzo opta por una segunda fase en la que los participantes saltan en pareja. Los saltos sincronizados resultan un acierto, porque dinamizan el programa y aportan un nuevo elemento que Telecinco sabe aprovechar, como es la compenetración (o la falta de entendimiento) en las parejas de famosos. Y si quieren tener una buena puntuación, tendrán que aprender a saltar bien en solitario y en compañía.

“Splash” también tiene una segunda fase, aunque bastante menos espectacular: es la repesca de dos participantes. Después de los saltos individuales se elabora un primer ranking en el que los dos mejores pasan a los cuartos de final del programa y el último se marcha a su casa. Quedan cuatro famosos que tienen que volver a repetir su salto para continuar en “Splash”. En la segunda emisión, dotaron de más agilidad esta segunda parte, haciéndoles saltar más rápido y sin preguntar cuáles eran las sensaciones sobre la plataforma. Ya han saltado una vez y conocemos qué es lo que piensan y temen, no nos hace falta que nos lo repitan. Queremos saber quiénes continúan.

Eyeworks España

La complejidad: hacerse un “falete” o un salto mortal y medio desde trampolín

La imagen de Falete “saltando” a la piscina ha dado la vuelta por todo internet. Pero reconozcámoslo, para nada ha sido el mejor salto. Ha sido divertido, mucho, pero quizá ni se pueda considerar un salto; una caída en todo caso. Para reír está bien, pero no se puede olvidar que una de las fortalezas de estas competiciones será conseguir los mejores ejercicios posibles, los más espectaculares, los que dejen al personal con la boca abierta.

Como punto de partida, en “MQS” han cuidado bastante que nadie salte a lo palillo, o lo que ya se conocerá como “hacer un falete”. Quitando a Isidoro, el concursante llegado de “¿Quién quiere casarse con mi hijo?” que se lanzó al agua como un pato mareado, en el programa de Telecinco no hubo saltos de palillo y el nivel mínimo estaba por encima que el de Antena 3. Porque Falete, Toñi Salazar, Carla Hidalgo o Elisabeth Reyes, que todas dieron un gran paso al lanzarse, no hicieron un salto complicado.

trampolin

Para los primeros programas, este nivel principiante es pasable, incluso se agradece para sentirse identificado, reírse de los planchazos y ver luego una progresión ascendente. Pero conforme avance la emisión, la dificultad tiene que in crescendo. “Splash” ya lo ha demostrado (más en el segundo que en el primer programa), con saltos como los de Gervasio Deferr, Miki Nadal, Jesulín o Miriam Díaz-Aroca. Tiene una piscina adecuada para seguir demostrándolo, con plataformas a 3, 5, 7’5 y 10 metros, y un plano cenital que da verdadero vértigo. En cambio, los trampolines de “MQS” son un poco más limitados, con alturas de 1, 3, 5 y 10 metros; quizá falte un nivel intermedio (como el de 7’5) que facilite a los saltadores ir subiendo de dificultad sin necesidad de llegar a lo más alto.

En el primer programa de Telecinco ha faltado algún valiente que se atreviera con la cima de 10 metros. Llegará en las siguientes emisiones, seguro. Aunque tampoco habrá mucho tiempo para que los concursantes se superen, ya que todas las grabaciones se realizaron en apenas ocho días, desde el 28 de febrero al seis de marzo, con una jornada de descanso entre programa y programa. Sin duda, los participantes de “Splash”, que se graba un día antes de emitirse, tendrán más tiempo para entrenar durante estas semanas.

jurado mqs

El jurado: famosos juzgando famosos y expertos olímpicos

Jesús Vázquez tiene como jurado a Boris Izaguirre (sí, ya se han visto los gayumbos del finalista del Premio Planeta). Su perfil desenfadado se completa con la presencia de Carlos Pumares, más histriónico que divertido, y en sucesivas entregas se incorporará Bibiana Fernández a la mesa. Los tres, con unas valoraciones más centradas en los bañadores o la altura del salto, contrarrestan las opiniones expertas de los correctos Lola Saez, de la Federación Española de Natación y del Comité Técnico de Jueces de Europa, y Javier Illana, el saltador olímpico que también entrena a los concursantes.

Se percibe un esfuerzo por conjugar la voz popular con los comentarios profesionales, pero el jurado termina interviniendo poco y resulta un tanto monótono. Aunque quizá lo peor sea la falta de un criterio fijo para puntuar los saltos, lo que permitió que la periodista Lydia Lozano obtuviera una de las mejores notas y que el salto sincronizado de Dani Santos y Fortu, de “Gran Hermano” y el grupo Obus respectivamente, fuese reconocido con un pleno de dieces.

¿Lo mejor? El comentarista olímpico Marcos Robledo, que tras cada ejercicio lo comenta con un lenguaje divulgativo y asequible para toda la audiencia. Al final terminaremos entendiendo de saltos.

jurado splash

En “Splash” el jurado es mucho más mediático y contribuye al espectáculo del programa. Ahí están la entrenadora de natación sincronizada Anna Tarrés, que juega con su reputación de señorita Rotenmeyer, Jose (antes Guti), con unos comentarios muy acertados y representante del espíritu deportivo y competitivo, Santiago Segura y su infalible sentido del humor y ritmo para el espectáculo, y Emilio Ratia, saltador y entrenador del grupo de participantes, que les conoce personalmente y mantiene con ellos una relación de confianza. En realidad, los cuatro han conseguido conectar con los famosos y ofrecen buenos momentos de colegueo. Por ejemplo, las medallas para Toñi y Falete.

Además, en Antena 3 el público presente en la piscina también contribuye a las votaciones. Otorgan unos puntos que resultan decisivos para elaborar el ranking final y eligen al último famoso que pasa de ronda. Más allá de los comentarios del jurado, se agradece que tengan en cuenta la opinión popular.

Los saltadores: famosos pasados por agua

En “Splash” sólo hemos conocido a la mitad del casting, en “Mira quién salta” ya nos han presentado a todos. Pero aún así se observa qué busca un programa y otro. En Antena 3, Falete, Toñi Salazar o Máximo Valverde están más por el buen rollo que pueden generar que por sus cualidades deportivas. También hay excepciones como Miki Nadal, que además de sacar sonrisas saca notazas con sus saltos. El ambiente que se está creando en los entrenamientos y en el programa cada vez funciona mejor y se gana en complicidad. No sólo entre los propios famosos, también con el jurado y con el resto del equipo. Por ejemplo, el buzo de “Splash” y el “azafato” Carlos Alberto ya son parte de la familia del programa.

Telecinco ha conformado un casting a base de conocidos de su parrilla. Ex grandes hermanos, ex mujeres y hombres y viceversa, ex quién querría casarse con ellos o ex mujeres ricas (aunque se emitía en laSexta, la “glamurosa” Mar Segura prepara programa ahora para Cuatro, “Inteligencia artificial”…, título premonitorio) y actuales colaboradores, como Lydia Lozano o Antonio Rossi. Y como ya contaban en la presentación del programa, “MQS” viene a ser un “Gran hermano” acuático. Lo que prima pues en el formato de Vázquez son las relaciones entre los concursantes. Algunas veces con un fondo humorístico (Fortu haciendo de padre de Dani) y otras buscando el enfrentamiento (Nacho Montes y su mueca de asco hacia Mónica Pont).

participantes mqs

Carácter: de risas y polémicas
Son dos formas de entretener totalmente diferentes. Bien es cierto que el final de ambos programas es el mismo: un famoso pasado por agua que logre superar a sus compañeros desde un trampolín. Pero la finalidad de “Splash” poco tiene que ver con la de “MQS”. Antena 3 quiere hacer reír y emocionar; Telecinco busca la tensión en los conflictos.

Arturo Valls nos ha mostrado muñecos de cartón con diferentes bañadores para Falete. Jesús Vázquez dio paso a dos vídeos accidentados con ambulancias de por medio. En “Splash” Serafín Zubiri es un ejemplo para el resto de participantes. “MQS” enfatiza las lágrimas de Mónica Pont, que se siente rechazada por sus compañeros. Antena 3 se las ingenia semana tras semana para que Falete siga lanzándose al agua. Telecinco espera lanzar un programa debate para comentar los saltos, pero sobre todo las polémicas, de los concursantes.

Sin duda, cada cadena ha sabido adaptar su formato a su objetivo y a su forma de hacer televisión. Telecinco aprovecha los momentos de tensión y los refuerza, mostrando cebos sobre un hipotético abandono de Tamara Gorro, la pérdida de nervios de Montes o el “enfado” de Lozano con Pumares. Y sabe jugar la baza de los saltos sincronizados para crear morbo en las parejas, con ases bajo la manga como la rivalidad (Raquel Mosquera y Lydia Lozano) y el amor (Beatriz Trapote y Víctor Janeiro o los rumores sobre una relación entre Sonia Ferrer y Álvaro Muñoz Escassi).

En Antena 3 explotan la vía humorística con, por ejemplo, los números de natación sincronizada de Arturo Valls. El humor se conjuga además con la emoción. Eyeworks Cuatro Cabezas refuerza algunas historias emotivas para realzar la dificultad personal en los saltos, como demuestra el miedo a las alturas de Elisabeth Reyes tras la muerte de su padre al caer al vacío, los planos de Jesulín con su espalda surcada por una cicatriz que casi le impide participar en “Splash” o el salto de Serafín Zubiri a pesar de su ceguera.

particiantes splash

De cara a las siguientes semanas, Antena 3 seguirá buscando una mayor complicidad entre los famosos y aprovecha el feedback generado en las redes sociales para potenciar lo que gusta entre el público. Claro ejemplo es darle más protagonismo a Falete, con un contrato fijo para anclarse en la piscina, o buscar la reconciliación entre la jueza Tarrés y sus “chicas” del trampolín.

Telecinco, aunque ya tenga grabado todo “Mira quién salta”, guarda la baza de retroalimentar su programa en los magacines de “Sálvame” o “El programa de Ana Rosa”. También baraja la idea de crear un debate alrededor del programa y que estaría presentado por Kiko Hernández. Por lo que para nada está todo dicho. Dependiendo de las audiencias, veremos cómo evolucionan los dos formatos y el tratamiento en sus cadenas.

La puesta en escena: presentador serio/presentador cómico, micrófonos al agua o montaje con tijeras de podar
Grabar un programa acuático para televisión es, técnicamente, un reto mayúsculo. Hemos visto en los dos programas algunos problemas, como la realización en directo o la sonorización del plató. De hecho, en “Splash” un micrófono de mano se fue al fondo de la piscina. Y es que los famosos no pueden llevar micro y el presentador tiene que estar pendiente en todo momento de que se escuche de forma correcta al participante.

En eso Jesús Vázquez tiene más tablas que Arturo Valls. El gallego atesora muchísima experiencia en los realities y programas de talento y sabe llevarlo a la perfección, imprimiendo también ritmo a la conducción. Arturo Valls suple su falta de experiencia en los grandes formatos con su espontaneidad y sentido del humor. Eso sí, en el primer programa le endosaron un micrófono de mano, pero para el segundo han buscado micrófonos de diadema que funcionan mucho mejor para que escuchemos sus jocosos comentarios.

piscina mqs

En cuanto a la realización, abarcar todo el pabellón sin que se vean las cámaras es difícil y requiere que los operadores estén constantemente en movimiento. Por ejemplo, en el estreno Valls le pidió a su copresentadora Ainhoa Arbizu que le diera paso al estilo informativo. Arbizu, que no tenía una cámara delante, tuvo que enrollarse hasta que consiguieron pincharle en plano para dar paso a su partenaire. Es sólo uno de los casos, pero hay que entender que resulta complicado tener una cámara en el momento justo en unas instalaciones tan grandes que no están diseñadas para las grabaciones.

Por eso son aún más loables los números musicales con acrobacias en el aire, como el del Club de Natación Salinas en “Mira quien salta” o, sobre todo, los sobrecogedores arranques de “Splash” a golpe de “Gagnam Style” o “Crazy in love”. Con la música (y el cuac del patito tras cada vídeo) ya marcan el espíritu de show que persigue Antena 3, espíritu presente desde la genial sintonía usada en la cabecera, “Come on” de “The hives”, que tiene muchas papeletas para acompañarnos a nuestras piscinas este verano.

“Splash” no tiene más remedio que grabar los domingos, cuando el centro de natación Mundial 86 está libre para montar todo el plató en la piscina. Y para el lunes deben tener listo el programa, por lo que apenas tienen tiempo para editarlo correctamente. Por eso en la primera emisión se notaron tanto los cortes en el montaje. En la segunda semana han afinado más el control de tiempo en la grabación para realizar menos cortes, o al menos que no se perciban tanto. En cambio, el equipo de “Mira quién salta” ha podido trabajar más en la edición, y la sensación de continuidad es mayor.

En cuanto al plató, se nota que la piscina que ha conseguido Antena 3 tiene mayores dimensiones que la de Telecinco. Por eso “Splash” luce más su escenario, con una cúpula preciosa de madera, un trampolín imponente y espacio para paneles luminosos y bastantes focos que dan mucho juego al momento previo del salto. En “Mira quien salta” el pabellón es más pequeño, no ofrece tantas posibilidades ni tiene telegenia, así que lo camuflan con carteles gigantes de cada famoso saltador.

piscina splash

La audiencia ya ha visto las dos competiciones de famosos en trampolines. Ahora que sabemos de qué va esto de saltar a la piscina y se ha diluido el efecto sorpresa, Antena 3 y Telecinco tendrán que esforzarse para mantener el interés del público. Los datos de audiencia de las próximas semanas determinarán si “Mira quién salta” y “Splash” confirman éxito o se deshinchan. ¿Correrán los dos la misma suerte? ¿O uno saldrá a flote y el otro se hundirá?

Anuncios

2 comentarios to “Las 7 diferencias de “Splash” y “Mira quién salta””

  1. Leyre 16/03/2013 a 0:09 #

    Interesante revisión de ambos programas. Cada uno tiene sus cosas a favor y en contra, que irán mejorando y haciendo las diferencias más notables. Considero que la audiencia de cada programa dependerá en cierta medida de lo que la cadena de la competencia emita esa noche, ya que no creo que la gente vea dos programas muy parecidos en tres días. Dependerá de este factor y evidentemente de quién sepa ganarse a la audiencia. Veremos resultados…

    • vengoahablardemitele 16/03/2013 a 21:37 #

      Pues sí, Leyre. Va a depender mucho de qué emitan el resto de cadenas esos días. Yo creo que, por ese camino, “Splash” lo va a tener algo más difícil, porque “Gran hermano” irá subiendo poco a poco conforme su público conecte con los nuevos inquilinos. Además, “Gran reserva” tiene una audiencia bastante fiel, así que la noche del lunes se presenta muy reñida… En cambio los miércoles, es una noche a priori más asequible para hacerse un hueco. Ni “Luna” ni “Comando actualidad” destacan demasiado, lo que puede venirle muy bien a Jesús Vázquez y los suyos. Y me parece que apuntas a una de las claves de todo el asunto, y es que la gente no va a querer ver dos programas iguales cada semana… ¡Muchas gracias por pasarte por el blog y aportar nuevas ideas, Leyre!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: